Nuestros ojos están expuestos diariamente a muchos factores externos. Constantemente se encuentran en contacto con agentes ambientales nocivos, frente a ello, los párpados y las pestañas ofrecen cierta protección. Sin embargo, esta proteccción no es suficiente ya que esta región es muy sensible por ello es tan importante la higiene de los ojos.

La limpieza de los ojos

Normalmente con el lavado de la cara, los ojos quedan suficientemente limpios,  pero cuando hay una tendencia a piel grasienta, a  formación de escamas o incrustaciones se recomienda una higiene intensiva y diaria de la parte externa del ojo.
En las personas que utilizan maquillaje, es particularmente importante que los ojos sean cuidadosamente desmaquillados cada noche, ya que sino pequeñas partículas de cosmético pueden entrar fácilmente en el interior del ojo durante la noche y provocar irritaciones. Incluso la piel colindante al ojo puede irritarse a causa de estos restos de cosmético.

En la limpieza de los ojos se debe tener en cuenta el limpiar siempre en dirección a la raíz de la nariz. Si uno frota en sentido contrario, el párpado inferior puede separarse fácilmente del globo ocular permitiendo la entrada al ojo de las deposiciones duras y puntiagudas del borde palpebral que pueden llegar a dañar la córnea.


Existen diferentes posibilidades para la higiene de los ojos:


Toallitas para la higiene de los ojos

Las toallitas para la  higiene ocular externa impregnadas de ingredientes naturales, son relativamente nuevas en el mercado. Individuales y estériles garantizan una limpieza higiénica de los ojos. Son muy apropiadas para quitar el maquillaje, incrustaciones, pero también para la limpieza previa a la aplicación de tratamientos oculares. Las toallitas están impregnadas de extractos vegetales que actúan calmando y refrescando la piel alrededor del ojo.
Otras aplicaciones de la toallitas: Si los ojos están cansados, secos o han sido forzados por un prolongado tiempo de trabajo frente a la pantalla del ordenador, leyendo o viendo la  televisión ; entonces la aplicación de las toallitas aportan refresco y alivio a los ojos.

Baños oculares

Para la higiene de los ojos también existen los baños oculares. Son soluciones para el enjuague de los ojos que se aplican con unas pequeñas bañeritas. Estos baños limpian y tienen un efecto refrescante sobre los ojos secos o irritados. Incluso los alérgicos pueden aliviarse con estos baños arrastrando con el lavado polvo o polen de los ojos.

Cuidado con los remedios caseros

Se debe tener un especial cuidado con la aplicación de remedios caseros en los ojos, como por ejemplo las infusiones de manzanilla. La manzanilla a pesar de tener la fama de calmante a los ojos, puede provocar reacciones alérgicas debido a que en su composición encontramos mayoritariamente polen de la flor de manzanilla. También hay que tener en cuenta que la infusión, al no realizarse en condiciones estériles, es un caldo de cultivo de bacterias que podría dar lugar a infecciones oculares.
En la higiene ocular, lo más indicado es utilizar productos recomendados por el médico o el farmacéutico.